LO QUE ESTÁ ARRIBA ES COMO LO QUE ESTÁ ABAJO, RICARDO RENDÓN

LO QUE ESTÁ ARRIBA ES COMO LO QUE ESTÁ ABAJO

Quod est superius, est sicut quod est inferius

 

RICARDO RENDÓN

Sala Principal

OCT 2019 – ENE 2020

 

Lo que está abajo es como lo que está arriba y lo que está arriba es como lo

que está abajo para hacer los milagros de una sola cosa.

La Tableta Esmeralda de Hermés

Trismegistus

Traducido por Isaac Newton

 

Empleando materiales tradicionales de construcción e industriales, como madera, acero, fieltro de lana y pintura de esmalte, Ricardo Rendón (México, 1970) investiga metódicamente cómo interactúan los materiales entre sí y con su entorno, y cómo pueden transformarse por medio de una intervención artística calculada. Gracias a este enfoque, a lo largo de los años, el artista ha creado un cuerpo de trabajo que se distingue tanto por su calidad intrínseca — el resultado del conocimiento material y la habilidad manualy su carácter intelectual y conceptual.

La noción de “vacío contenido” se aplica adecuadamente a algunos de los proyectos pasados de Rendón, que enfatizan un proceso de desmaterialización de la materia a través del gesto artístico y el paso del tiempo (Paula Braga). Como un escultor tallando en el mármol para liberar la forma imaginada de la piedra que todavía lo aprisiona, Rendón corta, talla y perfora en diferentes materiales para liberar no solo la forma sino especialmente el vacío que la constituye, manteniendo los escombros de dicho proceso como parte integral de la obra, un recordatorio sutil pero poderoso del fenómeno descrito por la Ley de conservación de la materia: la masa de cualquier objeto no puede crearse o destruirse, sino que se transforma y reorganiza.

Para su última serie de trabajos incluidos en la exposición Lo que está arriba es como lo que está abajo en la galería Arróniz en la Ciudad de México, Rendón se ha centrado en el trabajo manual, pero esta vez, en lugar de intentar lograr una desmaterialización física de la materia, ha reducido el uso de la materia al mínimo. El título de la exposición, una cita del texto hermético La Tabla Esmeralda de Hermés Trismegistus, apunta hacia la unidad y la correspondencia de toda la materia en la Tierra y en el universosu comportamiento compartido y su transformación eterna.

En particular, la instalación de sitio específico de la serie Somos Constelaciones se centra en el hecho de que todos y cada uno de los cuerpos físicos de nuestro universo se ven afectados por la gravitación. Empleando herramientas de construcción tradicionales como una plomada de latón y poleas insertadas en la pared, Rendón aprovecha la fuerza fundamental estudiada por Isaac Newton para mantener el cable de acero equilibrado y en tensión para subdividir una superficie negra vacía que simboliza un vacío cósmico y lograr la creación de objetos espaciales y geométricos que se asemejan a cuerpos celestes en una constelación. Este trabajo resume la ambición de Rendón, como él explica, de “establecer una relación con el todo, con las estrellas y las constelaciones” (Entrevista con el artista, 27 de julio de 2019).

Una consideración similar se presenta también en la serie Sistemas. Sobre un panel de madera pintado en negro una vez más, una alusión al universoel artista ha insertado un número variable de poleas, alrededor de las cuales se tensiona un cable de acero para crear un dibujo tridimensional fragmentado siguiendo el patrón de sistemas estelares imaginarios. Algunos recortes circulares hechos de fieltro amarillo y colocados en la base de las poleas evocan las estrellas en el firmamento y proporcionan una nota más suave a la dominante composición racional de la serie.

Para realizar Trayectorias, el tercer y último grupo de obras incluidas en la exposición, Rendón ha construido un péndulo especial al suspender del techo de su estudio un plomada perforada llena de pintura de esmalte de colores. Al alejar el péndulo al azar de la posición perpendicular en la que descansa y soltarlo, Rendón activa el movimiento oscilante del péndulo. Por lo tanto, la fuerza restauradora regresa progresivamente el péndulo a su punto natural de equilibrio debido a la gravedad. En este proceso, el péndulo oscila de un lado a otro siguiendo una trayectoria determinada no por el propio artista sino por complejas leyes matemáticas y físicas, y sin embargo sujeta a muchas variables y accidentes. La pintura de esmalte gotea, aparentemente al azar, sobre el soporte de acero inoxidable colocado por el artista debajo del péndulo, trazando un dibujo rico y fluido de líneas de intersección arqueadas y elípticas. Las obras resultantes son composiciones abstractas caracterizadas por una paleta simbólica, la misma que encontramos en las series de obras presentadas en la muestra: el soporte de espejo del acero inoxidable refleja la luz produciendo una impresión de infinito intangible y continuidad que comúnmente asociamos con la idea del espacio; el negro representa la infinitud del universo y la ausencia de materia; el blanco es la suma de todos los colores y personifica la luz; mientras que el amarillo es el color que tradicionalmente usamos para representar el Sol y otros cuerpos celestes.

El enfoque gestual y accidental detrás de Trayectorias y el hecho de que el color gotee en la superficie puede activar en el espectador que presencia su proceso de creación una comparación con el expresionismo abstracto, y especialmente con los lienzos producidos por Jackson Pollock durante su clásico “período de goteo”. Sin embargo, los Trayectorias de Rendón nacen de una investigación sobre leyes naturales y representación espacial y no de un gesto emocional. El movimiento de los objetos (por ejemplo, el péndulo y el panel de acero) también permite al artista experimentar con diferentes planos de realidad. No es solo la voluntad de actuar del artista, sino la fuerza gravitacional, la rotación de la Tierra alrededor de su propio eje y su revolución alrededor del Sol lo que conduce a la redistribución de la materia y, finalmente, a la creación de la obra.

El trabajo de Rendón es un experimento continuo sobre la materia cuyo objetivo es investigar el mundo, sus fundamentos científicos y matemáticos y cómo tienen una influencia práctica en nuestra vida, percepción y formas de ver. En este sentido, su motivación y propósito no son muy diferentes de los compartidos por muchos artistas afiliados al movimiento constructivista, la Bauhaus y el arte concreto, como El Lissitzky, László Moholy-Nagy, Josef Albers y Max Bill, figuras admiradas por Rendón de las cuáles obtiene inspiración. Al igual que ellos, combinando arte, artesanía y tecnología, así como observaciones matemáticas y un interés general por la experimentación, Rendón exalta las cualidades de los materiales con los que trabaja y busca la belleza en la reducción.

En una época dominada por la acumulación incontrolada y la dispersión de los desechos, esto es, materia privada de su potencial de transformación y ahora en riesgo de destruir el delicado equilibrio de la vida en nuestro planeta, el trabajo de Rendón fomenta el uso consciente y funcional de materiales y energías.

Valentina Locatelli

Curador Independiente, Berna Suiza